Todo lo que siempre quisiste saber sobre Pocoyó y nunca te atreviste a preguntar

Mi hija Martina tiene un año y ya está enganchada a una seria adicción: Pocoyó. Es la única actividad de ocio capaz de hipnotizarla durante una hora. Ni Baby Einstein, ni el Cantajuegos; a Martina lo único que la retiene pegadita a su hamaca es este muñeco azul por el que he empezado a sentir una gran simpatía. Y también una enorme curiosidad. ¿Cómo es posible que estos dibujos, aparentemente tan sencillos, enganchen a niños de 50 países diferentes? Si seguís leyendo, encontraréis la respuesta. Sigue leyendo

El orden de los apellidos no altera el producto ¿o sí?

Mucho antes de tener a Martina yo ya tenía claro que, llegado el momento, intentaría que la criaturita que saliera de mis entrañas llevara mi apellido primero. Mejor dicho, que tuviera un 50% de posibilidades de conseguirlo. ¿No se forma el cigoto con un espermatozoide y un óvulo? Pues eso, fifty-fifty para los dos. Sigue leyendo

Quiero ser una madre noruega

Noruega es el mejor país del mundo para ser madre.Lo dice la ONG Save the Children que, tras analizar concienzudamente 160 países, ha llegado a la conclusión de que las mujeres del país del salmón y la estupenda (aunque carísima) crema Neutrógena lo tienen mucho más fácil que el resto de sus camaradas europeas para ejercer de mamás. ¿Y eso por qué?

Sigue leyendo