Cómo hacer unas rodilleras “handmade” y “lowcost”

Olivia está en fase “gateadora de fondo”. Corre que se las pela y quiere estar todo el rato en el suelo. De vez en cuando se pone de pie y si la coges de las manos da pasitos. Hasta hace unas semanas, no había problema porque iba con pantalón largo, pero ahora… con el calor…

¡Necesitaba unas rodilleras para gatear!

Sigue leyendo

Las drama mamás son para siempre

El otro día cayó en mis manos un libro que solo por el título ya me cae bien: Cómo no ser una drama mamá: las 101 frases de tu madre que juraste no repetir (Amaya Ascunce, Editorial Planeta). En el libro, que empezó en formato blog antes de dar el salto al papel (Amaya llevaba la web de «Elle» y no acababa de lanzarse hasta que Planeta la fichó), se nos recuerdan algunas frases con base científica (…), otras que provienen de la sabiduría popular (…) y otras que no se sostienen ni con pinzas. El elenco es enorme. ¿Lo ojeamos juntos? Sigue leyendo

El año que Olivia cambió mi vida

30 de abril de 2011. Diez días después de salir de cuentas, pude abrazar por primera vez a mi hija. Olivia pesó tres kilos y en cuanto me la pusieron encima rompí a llorar. Eran las nueve menos diez de la noche y toda la tensión y la emoción del día se convirtieron en lágrimas de alegría. Hoy hace un año de la experiencia más emocionante de toda mi vida y me gustaría pensar que un día Olivia leerá estas líneas para comprender todo el amor que siento por ella. Sigue leyendo

Semana horribilis

Hay días (y semanas enteras) en las que hubieras preferido pasar página. Yo me encuentro sumergida en una de ellas. Os cuento el porqué: este lunes en la guardería de Martina me avisaron de que los granitos del culete se le habían extendido por un brazo y una rodilla. Corriendo al pediatra. Diagnóstico: virus de manos, pies y boca. Solución: Apiretal para la fiebre y no llevarla a la guarde. Empieza la maratón de llamadas para ver quién puede quedarse con Martina estos cuatro días… Sigue leyendo

Di Papá

A pesar de que la literatura dice que la primera palabra que pronuncian los bebés es papá, Olivia todavía no se ha dignado a decirla. Lo primero que entendimos fue un ¡anda! que nos hizo mucha gracia y que después de unos días dejó de decir. Con diez meses la única palabra que dice constantemente es mama mama mama mamá, variando la entonación.  El caso es que hemos estado practicando para que hoy, el Día del Padre, la diga. ¿Conseguirá Olivia felicitar a su padre con esa palabra que le derretirá del todo?

¡Feliz Día del Padre!